Los últimos niños de 2015

Posted in Noticias | 0 comments

Los últimos niños de 2015

Y se va el año.

¡Qué rápido ha pasado!

Se nos va la vida sin darnos cuenta.

Frases hechas que se repiten año tras año. Las oímos y las reproducimos sin darnos cuenta del sentido, como si el continuado uso les hubiese robado el significado.

¡Feliz año nuevo! Solemos también decir los últimos días del año viejo o los primeros del nuevo sin desearlo de veras. Parece que olvidamos el profundo significado de los rituales y nos convertimos en papagayos de un desaforado consumismo que nos deshumaniza.

Había pensado escribir sobre las cosas buenas que nos ha dejado año que se va, pero solo vienen a mi mente niños, niños, niños.

Ellos, los más desvalidos, los más sinceros, los poetas locuelos capaces de ver corderos en las nubes o hadas en las gotas de lluvia, son una vez más las víctimas de la maldad, de la brutalidad humana. Parece que el año finaliza dominado por una codicia desenfrenada que parece no conocer límites.

Mientras comemos un plato exquisito, conducimos el coche o leemos la prensa digital digerimos noticias que parecen sacadas de una crónica negra y surreal. Son palabras que hieren y se incrustan en los lugares más dolientes de la memoria para salir a visitarnos en momentos inesperados.

Un niño en una playa, abandonado por la vida, cuando quería huir del sufrimiento. Imagen imborrable de la inocencia truncada. Una niña que muere en la barcaza que la traslada hacia el mundo libre cuando el cruel traficante tira su insulina al agua. Niñas raptadas para convertirlas en esclavas de crueles soldados. Son, quizá, noticia un día; olvido serán pronto. Y un niño que aprendió a jugar con pistolas de plástico que la industria de la juguetería creó. Y un agente de la ley que olvidó que él también había jugado con esa pistolas soñando ser policía. Ciego de ira disparó otra pistola que no era de juguete. ¡Otro niño muerto inútilmente que importa al mundo! Al parecer la justicia de los adultos no creyó que fuese muy grave que un hombre blanco matase a otro niño negro.

Son los últimos recuerdos del año que se va. Son la memoria de lo que hicimos. Son los últimos niños de los que habló la prensa en 2015.

Una acre sabor inunda la boca pensando que todos tenemos alguna responsabilidad en la construcción de este mundo enloquecido.

Aseguro que deseaba escribir sobre las cosas buenas, sobre los días hermosos del tiempo que se ha ido, pero solo vienen a mi mente niños, niños, niños…

Aunque tenga el espíritu malherido también quiero desear a los lectores de estas reflexiones desordenadas felicidad para los días venideros, pero en un mundo sin niños tristes, humillados y explotados, en un lugar sin fronteras ni miedos, sin codicia ni sufrimientos.

Leer más

Quijote

Posted in Noticias | 0 comments

Quijote

Quijote sueña con el amor y lucha contra la maldad, contra la injusticia. Sancho lo mira con ojos Asombrados.

Leer más

El viaje de la palabra

Posted in Noticias | 0 comments

El viaje de la palabra
Reflexiones sobre el Festival del Cuento de Los Silos

Nínive lejana y misteriosa. El palacio del rey Asurbanipal se levantaba poderoso en medio de las murallas ocres como un símbolo de la fortaleza del soberano. Amaba el poder y la lectura. En las estancias silenciosas construyó una de las primeras bibliotecas del mundo. Reunió entre sus muros mas de veinte y cinco mil tablillas de arcilla escritas en sumerio o acadio. En ellas se relataban epopeyas increíbles y fantásticas. Se hablaba de los dioses. Se contaban hechos antiguos que desvelaban la creación de la tierra y los misterios de la humanidad. Los hombres y las mujeres estaban aprendiendo que las palabras tenían poder, hacían pensar, sentir.

Nacía el deseo de volar. “Todo lo que tiene alas está fuera del alcance de las leyes”, aseguraba más tarde el escritor Eduardo Jordá. El que escucha o le experimenta cierta extrañeza ante el poder de la palabra, no exenta de perplejidad. Las alas nos otorgan la capacidad de alejarnos, de transitar por espacios que no admiten muros, normas, fronteras.

El reino del aire es el país de los sueños, de los imposibles, de las quimeras. Soñamos si tenemos la capacidad de poner alas a las palabras. Solo así se ha podido llegar a los mundos ideales que estaban vedados a los mortales. Son los elegidos los que llegan al país de Nunca Jamás. La relación con seres del aire siempre fue mirada con extrañamiento o recelo por quienes solo saben poner cadenas a los pies. La lectura es una de las maneras de hacer libre el pensamiento.

Toda persona necesita forjar su yo a partir del viaje iniciático. Los buenos textos nos proponen un viaje imaginario que parte de nuestro mundo cercano para llegar hasta las zonas más simbólicas y peligrosas. Una persona no se puede construir sin iniciarse en el conocimiento del mundo. El tránsito de la infancia a la vida adulta pasa por conocer lo externo, lo que está lejos y es intocable. Leer es un viaje, escuchar es perdernos en el bosque de los sueños. El relato, ya sea oral o escrito, nos lleva a buscar soluciones a nuestras preguntas, nos hace transitar por las zonas desconocidas e inexploradas de nuestro yo.

Miguel Hernández nos habla en un íntimo poema de las heridas que nos adentran en la esencia de lo humano.

 

Llegó con tres heridas: la del amor,

la de la muerte,

la de la vida.

Con tres heridas viene: la de la vida,

la del amor,

la de la muerte.

Con tres heridas yo: la de la vida,

la de la muerte,

la del amor.

 

Eternas búsquedas, incansables viajes. Somos heridas de amor, muerte y vida. Somos palabras que buscan en un viaje incansable por el bosque de las lecturas. Como decía Graciela Cabal: “Leer es perderse en el bosque y no encontrar el camino de regreso”. Y en su penumbra, por la que vagaron los héroes de los relatos más fantásticos y sorprendentes, nos hemos perdido descubriendo esas heridas detrás de cada árbol, entre las yerbas o los contraluces del sol y las sombras que somos cada uno.

En el bosque de los sentimientos, pasiones y preguntas, en el viaje eterno solo hay una luz que vigila: la fantasía, la creatividad. Es la imaginación la única herramienta que poseen los seres humanos para ser libres y para conocer el universo. Sin ella no podremos jamás llegar a nuestra isla, a ese universo al que nos llevan Peter Pan o Alicia, a ese lugar llamado mundo de las sombras y las magias, donde somos únicos, donde podemos encontrar los cuentos que hablan de nosotros mismos, que nos abren las ventanas por las que huir y descubrir los mundos interiores. Veinte años luchando y aún con ideas para continuar: ¿Cuál es la razón? Creo en la palabra y el poder que nos otorga cuando la usamos para crear, para pensar, para sentir. Beodo de las historias recibidas en el XX edición de un festival que llevo en las entrañas he querido plasmar la razón que me impulsa a trabajar incansablemente en una única idea: la de hacer que los seres humanos disfruten de la libertad que otorga la palabra cuando tiene alas.

Ernesto Rguez. Abad

Leer más

Madreselva

Posted in Noticias | 0 comments

Madreselva

Madreselva es una reflexión sobre el amor y al arte de amar. La técnica del microrrelato permite llegar a los conflicto forma rápida, con finales fulminantes y personajes que sorprenden por sus reacciones. Como apunta Juan Cruz en el prólogo:”El autor ha tenido la gentileza, realmente inesperada, de hacerme partícipe del pórtico de este libro, que se lee como si uno estuviera asistiendo a la maravilla de la creación de una metáfora.”

Leer más

La zancadilla

Posted in Noticias | 0 comments

La zancadilla

¡Qué hermosos eran los juegos infantiles! Incluso cuando alguien te ponía la zancadilla para que no llegases antes a la meta o al premio.
Podías hacerte un poco de daño, algún rasguño o un ligero hematoma. Todo se curaba con un poco de mercromina y ¡ya está!
Pero las heridas del espíritu, esas sí que perduran y no hay algodones para taparlas, no hay líquidos que las restañen.
A veces pienso que nací en otro mundo, lejos de la violencia y la podredumbre. No sé cómo se puede dormir tranquilo viendo las imágenes de niños que huyen, que buscan un lugar en el que poder soñar una vida digna. Una vez una niña pequeña me miró a los ojos y me dijo: “Es obligación de los mayores cuidarnos, pero lo más importante es que deben hacernos felices”.
A veces pienso que nací en otra galaxia. En un lugar con bosques de mazapán y azúcar, con hadas que sonríen a los niños, con duendes que pintan ríos de leche, con reyes bondadosos que aman a sus pueblos… Pero Jauja era solo un cuento.
A veces me avergüenzo de la humanidad. Me da miedo la vorágine que enloquece hasta cometer desmanes contra el mismo ser humano. Se agolpan los gritos en la garganta y no sé a quién debo gritar: “¿Qué hemos hecho?”
Quizá solo hemos aprendido a ponernos zancadillas. Cuando el miedo nos hace imbéciles, o cuando los imbéciles se creen los dueños del mundo recurrimos a la zancadilla, cuando no sabemos qué pensar es mejor que atacar, cuando no pensamos que la palabra es más útil que la bala, cuando nos hemos despojado de lo humano, dejando libre el animal salvaje… ponemos la zancadilla.

Por cierto, si mi humilde opinión sirviese de algo, yo propondría para premio Nobel de la paz a alguno de esos niños que corren en busca de la vida y una zancadilla ha derribado.

Ernesto Rguez. Abad

Leer más

Los niños de la playa

Posted in Noticias | 0 comments

Los niños de la playa

Acabo de entrar en Twitter para jugar con las palabras como suelo hacer cada día. Es mi particular
juego literario. Hoy no pudo surgir el juego. Una noticia hizo que me perdiera en un mar de desesperanzas y de tristezas. “El niño de la playa” me remitía al periódico El mundo. Accedí a través del enlace y un video me mostraba la dureza de un niño de escasos años ahogado en una playa junto a otros inmigrantes que huían de la miseria y la destrucción. Solo buscaban la vida en la estable Europa. No habían cometido otro delito que querer vivir.

Aquel cuerpo exangüe en brazos de un soldado simbolizaba toda la ceguera, toda la ambición humanas.
No podía reaccionar ante la imagen. Algunas lágrimas pugnaban por salir de mis ojos, que aún estaban atónitos ante la crueldad de la vida.

La necesidad de hacer algo me arrebató el sueño y el niño de la playa volvía a mis retinas cansadas de un mundo tan despiadado.
¿Cómo podemos permitir que ocurra esto en una sociedad que llamamos civilizada? O, quizá ¿es ésta la forma de civilización que hemos creado?
Y seguimos en nuestras fiestas, en nuestros entretenimientos, en nuestros egoísmos mientras otros seres humanos, iguales a nosotros, huyen hacia la incertidumbre. Y tantos niños en tantas playas serán solo una noticia para entretener nuestras suculentas sobremesas. Y no pasará nada, no cambiaremos nada. Seguiremos hablando de la corrupción como si fuese un serial televisivo.

Nos preocupará el desenlace de las ansias nacionalistas de algunos políticos, veremos las colas de personas en las puertas de Europa y no serán otra cosa que un problema para la estabilidad y el orden. Y los políticos se reunirán en sesiones inútiles y sus asesores buscarán frases adecuadas para no herir sensibilidades.

No puedo dormir y recuerdo el poema de Espronceda: “allá muevan feroz guerra/ ciegos reyes/ por un palmo mas de tierra…” Y lo recito mentalmente hasta que pierde sentido.
Y seguirán los niños de la playa siendo efímeras noticias de tediosos telediarios.
Y no cambiaremos nada. Nuevos soles saldrán cada mañana a calentarnos.
Y no aprenderemos que las fronteras solo son cicatrices que los egoísmos humanos han abierto en la tierra.
Y no aprenderemos que el niño de la playa podría ser cada uno de nosotros.
Hoy no tengo ganas de juegos literarios.

Leer más

Ernesto Rodríguez Abad entra en la lista de honor de CCEI

Posted in Noticias | 0 comments

Ernesto Rodríguez Abad entra en la lista de honor de CCEI

Los Premios CCEI Isabel Niño de Literatura y de Ilustración están convocados por el Secretariado de Prensa y Literatura Infantil de la Comisión Católica Española de la Infancia, una Delegación Nacional de la Oficina Internacional Católica de la Infancia (O.I.C.I.), con la finalidad de reconocer a las obras más sobresalientes publicadas en España.

Este año ha sido seleccionada la obra del escritor tinerfeño Ernesto Rguez. Abad, El niño que no sabía jugar al fútbol destacando la comisión sus cualidades literarias y los valores que emanan de sus páginas.

Leer más

Palabras

Posted in Noticias | 0 comments

Palabras

 

 

 

 

 

 

 

Hay palabras que vuelan
Hay palabras que manchan
Hay palabras que matan
Hay palabras que hieren
Hay palabras que mueres
Hay palabras malditas
Hay palabras proscritas
Hay palabras prohibidas
Hay palabras olvido
Hay palabras martirio
Hay palabras suspiro
Hay palabras caricia
Hay palabras de arena
Hay palabras de sol
Hay palabras de mar
Hay palabras que queman
Hay palabras que aman
Hay palabras que penan
Hay palabras palabras.

Leer más